La conexión con el cliente, punto clave en el personal branding - In Zúa
Loading...

CREANDO

NUESTRO BLOG SOBRE CREATIVIDAD DESDE EL MÁS AMPLIO SENTIDO DE LA PALABRA

La conexión con el cliente, punto clave en el personal branding

Comparte en tus redes sociales:

Es muy importante llegar a conectar con la persona a la que le vamos a realizar su marca personal. Además, es una relación que se ha de cuidar, querer y mimar.

Si conseguimos crear lazos con nuestros clientes, no sólo vamos a tener clientes, sino personas cercanas, que confían en nosotros y depositan su futuro y expectativas, en muchas ocasiones en nuestras manos.

Nuestro trabajo debe ser muy cercano y empático, vamos a representar a través del mismo, la imagen e identidad de una persona. Somos lo que hacemos, lo que decimos y también, lo que se ve de nosotros. Sobre todo en el mundo tan visual en el que nos encontramos.

Por eso representar de un modo real y fidedigno la esencia de la persona que hay detrás puede ser la clave de su crecimiento como marca y como profesional.

Y conseguir este resultado es difícil si no existe una buena conexión con nuestro cliente.

No existe una fórmula secreta, cada profesional tiene sus trucos, o esas cosas que le funcionan. Yo les voy a hablar en base a mi modo de trabajo, mi experiencia y lo que me ha funcionado a través de estos años. A continuación les escribo las cosas más importantes para mi en la relación con mis clientes:

1 – Mente libre y abierta

Lo primero y ante todo, para afrontar cualquier trabajo de este tipo, es hacerlo desde una mente libre y abierta. Los prejuicios sólo nos restan y nos dirigen hacia actitudes y pensamientos incorrectos.

Comienza de cero, y haz todas las preguntas que harías a alguien que conoces por primera vez. Aunque conozcas a tu cliente de antes, no des por hecho que sabes las respuestas que te va a dar. Pregúntale como si fuera la primera vez. Puede llegar a sorprenderte o descubrir cosas que desconocías. Además las personas cambiamos y evolucionamos, las situaciones nos llevan a ello, así que no creas que por conocerlo, sabes todas sus respuestas.

2 – ¡Escucha!

Escucha, escucha y escucha aún más. La escucha activa es quizás el punto más importante. Tienes que mirar a los ojos a esa persona y escucharlo como escucharías al mejor de tus amigos. Sólo de este modo conseguirás que se abra a ti y puedas conocer su esencia.

No sabéis lo que disfruto escuchando a mis clientes, ¡aprendo tanto de ellos! Al final ellos me acaban enriqueciendo a mí, tanto personal como profesionalmente.

Debes conocer bien a tu cliente, tanto como para tú representarlo y hablar por él a través de tu diseño y de su identidad.

Hace poco me decía un cliente, has conseguido que me sienta tan cómodo, que me he olvidado de todo, me he abierto y te he empezado a contar hasta tal punto, que te he contado cosas a ti que desconocen hasta algunos de mis amigos. Ese es el ideal y para ello es necesaria la escucha activa.

3 – Actitud

La actitud y más concretamente una actitud positiva, abre todas las puertas. Como he dicho anteriormente, mirar a los ojos, una buena sonrisa, cierta cercanía, la amabilidad, la educación, la generosidad, son valores que provocan que la persona que tienes enfrente se sienta cómoda.

Pero esto a de surgir de modo natural en tí, debe formar parte de tu esencia, porque las personas que lo fingen, pueden conseguir un efecto contrario a su propósito. Trabaja tu lado humano y personal, te ayudará mucho para conectar con tus clientes.

Y esto no sólo te sirve desde un punto de vista profesional, sino también personal, la actitud se ve, es algo que no se puede esconder y es algo que se entrena. Sólo de nosotros depende tomar una actitud u otra. A continuación os dejo un vídeo muy interesante sobre el tema, del gran Víctor Küppers, “El valor de la actitud”.

Víctor Küppers, Doctor en Humanidades y Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, profesor universitario y formador. Autor de diversos libros, como «El efecto Actitud» y «Vivir una vida con sentido».

4 – Entrenar

Aunque sea algo de lógica, es un punto fundamental, realizando personal branding, caso tras caso, irás mejorando y cada vez te resultará más fácil crear esa conexión con tu cliente.

Si no trabajas marca personal, sino todos tus trabajos son sobre branding corporativo, difícilmente la primera vez que afrontes una marca personal vas a conseguir una buena conexión.

Captar a las personas es difícil y sólo practicando mejorarás esta habilidad.

5 – Lealtad y cumplimiento

A un cliente no le puedes fallar, porque si no romperás el lazo creado, y difícilmente puedas volverlo a crear. Cumple con tu palabra, para que su confianza en tí se refuerce día tras día.

6 – ¡Sé generoso!

Ayúdalo a conseguir sus objetivos y metas. La comunicación y la estrategia de contenidos de su marca es muy importante. Dale ideas que le ayuden a crecer, si él crece, tú creces.

Cuando llevas algún tiempo realizando personal branding, vas interiorizando y adquiriendo recursos e ideas que ayudan a lanzar y conseguir, que una marca tenga un crecimiento exponencial. Asocia cuales de estos recursos le pueden venir bien y házselos saber.

7 – Empatía

Ponte en el lugar de tu cliente, ¡siempre! Es fundamental comprender la situación en la que se encuentra, saber captarlo y tener empatía hacia él.

En general te podría decir que el personal branding es un trabajo artesanal, minucioso, con dedicación y entrega, con mimo, con detalle, con cariño, con esencia, con verdad, con fidelidad y con ser.

A veces el diseño se trata de un modo artificial y mecánico y no se debe de olvidar, que detrás de cada marca lo que hay son personas. Tanto en una marca personal como en una empresa, el valor lo tienen las personas que hay detrás.

Comparte en tus redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*